HATHAYOGA TRADICIONAL, MI YOGA FÁCIL

HATHAYOGA TRADICIONAL, MI YOGA FACIL

lunes, 12 de octubre de 2015

Purificación del cuerpo físico, el ayuno.

El cuerpo físico se purifica principalmente a través del ayuno, las ásanas y las kriyas o el panchakarma (técnicas de limpieza y purificación).

Ayuno
Los beneficios físicos, mentales y espirituales del ayuno que se expone a continuación se basan en lo que dice Swami Sivananda en su libro Bliss Divine.
Para las prácticas espirituales, un cuerpo y una mente sanos y equilibrados son lo más esencial. El ayuno es una gran ayuda en el mantenimiento del cuerpo en perfecto estado de salud. Si hay el menor síntoma de enfermedad en el cuerpo, la señal es de ayuno por uno o dos días.

Benefícios físicos. En ayurveda se dice que el ayuno es la medicina universal, ayunar es uno de los mejores métodos de curación de la naturaleza para restaurar la salud, proporciona un descanso al sistema digestivo y permite que el cuerpo se purifique a si mismo y con la frecuencia elimina materiales de desecho e impurezas que se han acumulado durante años. Durante un ayuno la energía corporal que se utiliza para la digestión está disponible para reparar y curar el organismo.
El ayuno rejuvenece al cuerpo.
A pesar de que el ayuno es un excelente remedio, no puede curar enfermedades por deficiencias debidas a una alimentación incompleta, defectos congénitos o trastornos serios.

Beneficios mentales. El ayuno es austeridad (tapas, uno de los cinco niyamas del Raja Yoga) y se practica para fortalecer la mente y la voluntad. Al igual que podemos fortalecer nuestros músculos para soportar peso y trabajo, podemos fortalecer la mente pidiéndole que lleve a cabo tareas cada vez más difíciles. El ayuno contribuye a desarrollar la concentración, la fuerza mental y la capacidad de resistencia. Mejoramos nuestra firmeza de carácter.

Beneficios espirituales. Todas las religiones del mundo recomiendan el ayuno, a menudo con la vigilia, como una forma de fortalecer la oración.
Cuando el cuerpo y la mente se encuentran tres veces al día ocupados con las vibraciones de la comida, quedan libres para concentrarse en cuestiones espirituales.
La energía de los chakras del corazón y tercer ojos ( anahata y ajna) pueden concentrarse más fácilmente cuando el cuerpo y la mente están claros, como ocurre durante el ayuno.
Los yoguis ayunan  dos veces al mes, los días ekadasi, es decir 11 días después de la luna nueva y la luna llena, porque en estos días es cuando la mente está más equilibrada y son muy especiales para dedicarlos a la meditación.
Se recomienda ayuno en ekadasi porque en este día es más fácil controlar la mente, y por tanto, más fácil ayunar.
La energía que ahorramos por no tener que digerir la comida, la invertimos en prácticas espirituales como yoga o meditación y también es recomendable ayunar los sábados o domingos según la tradición religiosa.

(Yoga y ayurveda para la paz, C. Mejía y V. Dieze, tradición Sivananda)

No hay comentarios: