HATHAYOGA TRADICIONAL, MI YOGA FÁCIL

HATHAYOGA TRADICIONAL, MI YOGA FACIL

viernes, 10 de abril de 2015

MÉTODO IYENGAR

 Secuencia y permanencia.
Las posturas se mantienen un tiempo determinado y se practican en un orden específico.
Carácter pedagógico.
Las distintas posturas, así como los detalles técnicos en cada una de ellas, se van introduciendo progresivamente, de acuerdo con el nivel del alumno, para que este pueda asimilarlas y no exista riesgo de lesión.
Atención a las limitaciones. Para que personas con limitaciones físicas puedan realizar correctamente las posturas, el Yoga Iyengar se sirve de gran cantidad de soportes, como sillas, ladrillos de madera, cinturones y otros aparatos diseñados por Iyengar. Estos soportes se usan a menudo también, sin que existan impedimentos específicos, para intensificar los resultados de las posturas; se trata de «ejercicios» que acercan al practicante a la postura real.
Aplicación terapéutica.
 Iyengar, tras décadas de práctica y estudio, confeccionó secuencias de posturas altamente beneficiosas para diferentes trastornos médicos y dolencias, tales como dolores de espalda, anemia, trastornos menstruales, hipertensión arterial, depresión, insomnio, estrés, etc.3 4 Se requiere por parte de los profesores una alta cualificación para abordar estos problemas con sus alumnos.
Profesores.
Una clase de Yoga Iyengar es enormemente verbal y precisa, y en ella se corrigen activamente los errores de ejecución y alineamiento de los alumnos. Los profesores de Yoga Iyengar deben superar una rigurosa formación (que puede dirigir únicamente un profesor de titulación superior, autorizado expresamente por B. K. S. Iyengar para impartir formaciones de profesores). Esta formación culmina con un examen, organizado por la Asociación de Yoga Iyengar de cada país, que, de aprobarse, otorga el título de «Profesor de Yoga Iyengar». Este título es el único reconocido por B. K. S. Iyengar para poder impartir su enseñanza, y los profesores que han obtenido esta titulación son incluidos en la lista oficial de profesores de la Asociación de Yoga Iyengar de su país, así como en el directorio internacional de profesores de la página web oficial de B. K. S. Iyengar.5 Solo los profesores con esta titulación cuentan con los derechos de utilización del logotipo internacional de profesores de Yoga Iyengar y de la marca IYENGAR®, que son la garantía, de cara a los alumnos, de que realmente tienen el aval de B. K. S. Iyengar para impartir su enseñanza.
Beneficios del método Iyengar Yoga

Personas que padecen artrosis, dolor de espalda, tensiones nerviosas o musculares o dolencias con las cervicales, ciáticas o insomnio encontraran en este método de yoga una mejoría constante y apreciable en el tiempo. Por supuesto que las personas sanas también lo pueden practicar porque encontraran una manera eficaz de relajarse así como de mejorar su estado físico, espiritual y mental. Para el caso de la práctica terapéutica se usan para las posturas diferentes soportes que ayudaran a los alumnos con algún problema físico a realizar la práctica de manera cómoda y eficaz.
Son muchos los beneficios físicos que aporta el yoga Iyengar en cualquiera de sus niveles tanto físico, como mental y espiritual. En el aspecto físico el alumno podrá fortalecer los brazos y piernas a la vez que consigue flexibilidad en la columna vertebral. Es útil para serenar y calmar la mente y lograr que la paz llegue al interior haciendo posible una vida armónica tanto con nosotros mismos como con nuestro entorno.

No hay comentarios: